Seleccionar página

🙋‍♂️Diviértete y Capacítate mejorando tus aprendizajes. Suscríbete a los nuevos post ingresando tu email aquí: 😉👇

Si has experimentado un evento extremadamente estresante o perturbador que te ha dejado sintiéndote indefenso y emocionalmente fuera de control, es posible que te hayas traumatizado. El trauma psicológico puede dejarte luchando con emociones perturbadoras, recuerdos y ansiedad que no desaparecerán. También puede dejarte sintiéndote entumecido, desconectado e incapaz de confiar en otras personas. Cuando suceden cosas malas, puede tomar un tiempo superar el dolor y sentirse seguro de nuevo. Pero con estas estrategias de autoayuda y apoyo, puede acelerar su recuperación. Ya sea que el trauma ocurriera hace años o ayer, puedes hacer cambios curativos y seguir adelante con tu vida.

¿Qué es el trauma emocional y psicológico?

El trauma emocional y psicológico es el resultado de eventos extraordinariamente estresantes que destrozan tu sensación de seguridad, haciéndote sentir indefenso en un mundo peligroso. Las experiencias traumáticas a menudo implican una amenaza para la vida o la seguridad, pero cualquier situación que te deje sentirte abrumado y aislado puede resultar en trauma, incluso si no implica daño físico. No son las circunstancias objetivas las que determinan si un evento es traumático, sino tu experiencia emocional subjetiva del evento. Cuanto más asustado e indefenso sientas, más probabilidades tendrás de ser traumatizado.

El trauma emocional y psicológico puede ser causado por:

Eventos puntuales, como un accidente, una lesión o un ataque violento, especialmente si fue inesperado o ocurrió en la infancia.
Estrés continuo e implacable, como vivir en un vecindario plagado de crímenes, luchar contra una enfermedad que pone en peligro la vida o experimentar eventos traumáticos que ocurren repetidamente, como acoso escolar, violencia doméstica o negligencia infantil.
Causas comúnmente pasadas por alto, como la cirugía (especialmente en los primeros 3 años de vida), la muerte súbita de alguien cercano, la ruptura de una relación significativa o una experiencia humillante o profundamente decepcionante, especialmente si alguien fue deliberadamente cruel.
Enfrentar el trauma de un desastre natural o artificial puede presentar desafíos únicos, incluso si no estuvo directamente involucrado en el evento. De hecho, si bien es muy improbable que alguno de nosotros sea víctima directa de un ataque terrorista, un accidente aéreo o un tiroteo masivo, por ejemplo, todos estamos regularmente bombardeados por imágenes horribles en las redes sociales y fuentes de noticias de esas personas que han sido. Ver estas imágenes una y otra vez puede abrumar el sistema nervioso y crear estrés traumático.

Trauma infantil y riesgo de futuros traumas

Si bien los eventos traumáticos pueden sucederle a cualquiera, es más probable que te traumaza un evento si ya estás bajo una fuerte carga de estrés, has sufrido recientemente una serie de pérdidas o has sido traumatizado antes, especialmente si el trauma anterior ocurrió en Infancia. El trauma infantil puede ser el resultado de cualquier cosa que interrumpa la sensación de seguridad de un niño, incluyendo:

Un entorno inestable o inseguro
Separación de un padre
Enfermedad grave
Procedimientos médicos intrusivos
Abuso sexual, físico o verbal
Violencia doméstica
Negligencia

Experimentar trauma  en la infancia puede resultar en un efecto severo y duradero. Cuando el trauma infantil no se resuelve, una sensación de miedo e impotencia se traslada a la edad adulta, preparando el terreno para más traumas. Sin embargo, incluso si su trauma ocurrió hace muchos años, hay pasos que puede tomar para superar el dolor, aprender a confiar y conectarse con los demás de nuevo, y recuperar su sentido de equilibrio emocional.

Síntomas de trauma psicológico

Todos reaccionamos al trauma de diferentes maneras, experimentando una amplia gama de reacciones físicas y emocionales. No hay una manera “correcta” o “equivocada” de pensar, sentir o responder, así que no juzgues tus propias reacciones o las de otras personas. Sus respuestas son reacciones NORMAL a eventos ABNORMAL.

Síntomas emocionales y psicológicos:

Choque, negación o incredulidad
Confusión, dificultad para concentrarse
Ira, irritabilidad, cambios de humor
Ansiedad y miedo
Culpa, verguenza, autoculpa
Retirarse de los demás
Sentirse triste o desesperanzado
Sentirse desconectado o entumecido

Síntomas físicos:

Insomnio o pesadillas
Fatiga
Ser sorprendido fácilmente
Dificultad para concentrarse
Latidos del corazón de carreras
Edginess y agitación
Dolores y dolores
Tensión muscular

Curación del trauma

Los síntomas de trauma generalmente duran de unos pocos días a unos pocos meses, desvaneciéndose gradualmente a medida que procesas el evento inquietante. Pero incluso cuando te sientes mejor, es posible que de vez en cuando te molesten recuerdos o emociones dolorosas, especialmente en respuesta a desencadenantes como un aniversario del evento o algo que te recuerde el trauma.

Si los síntomas del trauma psicológico no se alivian, o si empeoran aún más, y descubres que no puedes seguir adelante con el evento durante un período prolongado de tiempo, es posible que tengas un trastorno de estrés postraumático (TEPT).

Deja un comentario por medio de Facebook: